15 septiembre 2015

Bloodborne - Cinco Teorías

Le he dado a Bloodborne una segunda oportunidad. Decidí pasearme de nuevo por Yharnam por si acaso, a ver si una nueva aproximación conseguía que me hiciera tilín, pero mucho me temo que ha resultado ser un ejercicio vacuo. Al igual que me ocurrió con Demon Souls y Dark Souls, no trago con el tipo de juego que propone From Software, a pesar de sentirme fascinado por el misterio que los rodea. Han sido la historia y la atmósfera de juego los elementos en los que me he centrado en este nuevo intento, no en las mecánicas, que ya sabía que me iban a aburrir y decepcionar. Me armé de paciencia para afrontar los retos de Bloodborne y, llegados a un punto de la trama, me puse a fantasear.

Bloodborne - Cinco Teorías

Ocurrió que hace cosa de un mes fue el aniversario de H. P. Lovecraft, inspiración más que evidente de Bloodborne. A lo largo de todo el juego se pueden saborear los conceptos de Locura y Horror Cósmico casi constantemente, añadiendo de la propia cosecha de Hidetaka Miyazaki el elemento de la Sangre, vampirizando mucho de los elementos de la mitología de Lovecraft y añadiendo una vertiente victoriana mucho más acusada, con más toques de decadencia y hedonismo que la opresión e inexorabilidad del de Providence. Ocurrió que yo celebro todos los aniversarios de Lovecraft leyendo un par de cuentos suyos, sintiendo especial preferencia por "Las ratas de las paredes" por su sencillez a la hora de transmitir un horror más terrenal, curiosamente en contraposición a las aspiraciones cósmicas del autor.

El caso es que continué alimentando mi fervor lovecraftiano con otras fantasías y fue cuando me apeteció volver a probar Bloodborne. En este estado mental tan receptivo, retomé mi sendero por la ciudad de Yharnam y la Noche de la Cacería y fue cuando me puse a pensar en la historia y a desarrollar mis propias teorías sobre el juego. Internet ya está llena de interpretaciones y explicaciones de qué es lo que ocurre en esa ciudad maldita y lo que les ocurre a sus habitantes. Soy consciente de que estoy llegando unos cuantos meses tarde, pero no puedo dejar de unirme a la legión de profetas que han encontrado la "Verdad" sobre Bloodborne. Yo no me atribuiré tan alto concepto, pero sí que quiero compartir con vosotros cinco teorías sobre el juego. Espero que os gusten.

Por cierto, por si acaso quedaba alguna duda... ALERTA DE SPOILERS.

Bloodborne - Teoría de las Realidades Paralelas

Bloodborne - Cinco Teorías Realidad Paralela

Esta idea ya me asaltó la primera vez que jugué y aprecié cómo en el Sueño del Cazador se podían ver en el horizonte una enorme cantidad de pilares que parecían surgir de la nada y que se proyectaban hacia arriba, a una altura imposible. Se me ocurrió entonces que cada pilar tuviera en lo alto su propio Sueño del Cazador. La historia nos habla de Dioses, de seres superiores que operan que otros planos de existencia, la misma realidad se presenta ante los ojos del jugador de formas distintas, dependiendo de lo abiertos que tenga los ojos, de la Lucidez que posea.

Si poseemos la suficiente cantidad de este atributo seremos capaces de ver más allá de lo evidente, de apreciar algunas de las cosas que reptan en los límites de su realidad y que se arrastran hacia la nuestra. ¿Qué más cosas aguardan allí? ¿No podrían ser otras dimensiones, dimensiones en las que existen criaturas de todo tipo? Si aceptamos la existencia de otras realidades tan diferentes a la nuestra, ¿por qué no aceptar la existencia de realidades parecidas, hermanas?

Este concepto se vería reforzado por la posibilidad que tenemos de invadir otras realidades para ayudar o asesinar a sus protagonistas, o el poder solicitar ayuda de otros cazadores... Pero cuidado, no de cazadores corrientes. Los cazadores que nos ayudan son otros jugadores, cazadores especiales, protagonistas de sus propias historias, de sus propios Bloodborne. Vamos a partir de la base de que, como protagonistas de la historia, somos seres especiales o, al menos, que se van convirtiendo en seres especiales y únicos. Entrar en contacto con cazadores iguales a nosotros, acción que requiere lucidez, por cierto, podría implicar que estamos entrando en contacto con otras realidades paralelas. En el Sueño del Cazador, por situarse por definición entre las fronteras de los diferentes mundos, podríamos estar viendo el resto de reinos de la existencia. Por tanto, existen, potencialmente, ilimitados cazadores protagonistas de su Bloodborne, infinitos Sueños del Cazador, infinitas Yharnams que penan por la maldición de la Sangre y la esclavitud de los antiguos dioses.

Bloodborne - Teoría de Oedon Renacido

Bloodborne - Teoría de Oedon Renacido

Oedon es uno de los Grandes, los dioses de Bloodborne. No son dioses como se entienden normalmente, sino que están inspirados en la obra Lovecraft. Son enormes seres incognoscibles de gran poder, muchas veces sin mente, demasiado extraños para nosotros y con objetivos que sólo comprenden ellos... salvo el de tener descendencia. La meta de estos Grandes es reproducirse, tener hijos con humanas que aseguren su descendencia. Mientras algunos humanos los adoran y otros intentan ascender a este tipo de existencia superior, los propios dioses intentan tener hijos. Oedon es uno de ellos.

Oedon es el Grande más misterioso de todos. Un ascendido que consiguió tanto poder que no necesita de un cuerpo para ejercer su influencia. Su voz es fuente de poder, un poder ajeno al de la sangre. Ansía tanto como el que más tener hijos, pero su naturaleza es algo diferente. De hecho, las runas que nos vamos encontrando en el juego basan su poder en este dios directamente, no en la sangre. Así pues, parece claro que Oedon tiene un papel importante tanto en la trama como en la misma ciudad de Yharnam, en la que es adorado hasta el punto de tener su propia catedral edificada.

Ahora volvamos al concepto de que el protagonista, el cazador, tú, eres un personaje especial. Debes serlo, ya que Bloodborne cuenta tu historia. Acudamos al final más enigmático de todos, a aquel en el que nos convertimos en uno de los Grandes, ascendiendo después de matar al ente que controla el Sueño del Cazador. A lo largo de nuestro camino hemos matado a varios Grandes, indagado en sus misterios y aprendido sus secretos, alcanzando una Lucidez que excede los parámetros normales. Pero no nos hemos encontrado a Oedon. ¿Por qué?


La teoría es la siguiente. Somos un extranjero, alguien venido de fuera, alguien con la capacidad de usar los poderes de la sangre, guiados por Gerhman en todo nuestro camino. Rompemos poco a poco todos los sellos que impiden el alzamiento de la Luna Roja, algo fundamental para que los Grandes siembren su semilla y, en definitiva, somos una herramienta divina. En última instancia, nos convertimos nosotros mismos en un Grande, encarnando así el objetivo de los dioses; el objetivo de Oedon. Nuestro objetivo.

El Cazador es, en realidad, Oedon, que ha conseguido un cuerpo mortal, pero imperfecto. El objetivo de toda la cacería es encontrar a un cazador digno para convertirse en el cuerpo de Oedon, pero no un cuerpo cualquiera, sino un cuerpo digno, un cuerpo ascendido. Sabemos que ha habido muchas cacerías anteriores, pero todas han derivado en un fracaso. El mismo Oedon ha creado las trabas para evitar un nacimiento imperfecto, impuro, ha creado todos los sellos susurrando en la mente de los hombres y el resto de Grandes, manipulando a su antojo el mundo de la vigilia y el mundo del sueño.

Todo Bloodborne, toda la historia, está orquestada por este temible dios. El Cazador aumenta su poder poco a poco, trascendiendo de sus ataduras mortales para, al final, conseguir el objetivo de Oedon: un cuerpo perfecto. La muñeca del Sueño está ahí para eso, para guiarnos a lo largo de todo el proceso y ayudarnos a canalizar y comprender este poder. Al final, cuando adoptamos el cuerpo de babosa, el cuerpo trascendido, queda claro que la muñeca criará a este cuerpo hasta que llegue a su madurez. Así pues, el Cazador, el extranjero, es el propio Oedon, que desea de nuevo un cuerpo físico y que, a la vez, quiere destruir al resto de Grandes para convertirse en el único dios sobre Yharnam y la tierra.

Bloodborne - Teoría de los Aliens

Bloodborne - Teoría Alien

Hay muchos enemigos en Bloodborne que tienen un aspecto alienígena, achaparrados, cabezones, de ojos saltones y miembros delgados. De hecho, en muchos foros se les llama abiertamente "aliens" para referirse a ellos. La mitología de Lovecraft hace siempre referencia al Horror Cósmico, en referencia a que muchos de los dioses proceden de las estrellas, de otros mundos, de otros planetas. ¿Podrían los Grandes de Bloodborne compartir también este aspecto alienígena? ¿Podrían ser los dioses de Bloodborne no seres de otros planos de existencia sino viajeros de las estrellas que han recalado en este planeta?

Tocaría ahora hablar de la civilización Pthumeria, cuyas ruinas se encuentran en lo más profundo de Yharnam, por otro lado, el nombre de su antigua reina. Esta civilización era capaz de hablar con los Grandes y de comprender su verdad. Mediante su estudio, los eruditos de Byrgenwerth desarrollaron la disciplina de la sangre y comenzaron a experimentar para alcanzar el rango de ascendidos. Pero, ¿por qué los Pthumerios conocían a los Grandes? ¿De dónde vinieron?

Mi Teoría de los Aliens establece que los Pthumerios son, en realidad, extraterrestres. Son seres que provienen de más allá de las estrellas y que, en realidad, fueron ellos los primeros Grandes. Quedaron atrapados en el mundo de Bloodborne y tuvieron que establecerse allí. Como ocurre en toda historia trágica, y la de Bloodborne desde luego que lo es, se produjo una degeneración en esta especie que les hizo olvidar la antigua sabiduría, reteniendo apenas unos pocos retazos.

Bloodborne - Teoría Alien 02

Los Pthumerios no querían tener descendencia de los Grandes por las mismas ambiciones que los humanos de Yharnam, sino porque deseaban recuperar su verdadera naturaleza, su gloria pasada. Por supuesto, conocemos que fue algo inútil y que su civilización terminó por colapsarse y desaparecer. Pasaron siglos y los humanos edificaron Yharnam sobre su civilización, encontrando después las ruinas que hoy en día se conocen como las Mazmorras Cáliz. Los humanos intentaron asimilar ese antiguo conocimiento, pero con catastróficos resultados. Puede que los humanos fueran una especie completamente diferente a la de los Pthumerios o puede que la misma humanidad descienda de estos seres venidos de otro planeta, pero que el paso de los siglos haya degenerado tanto la raza que no tolere la antigua sabiduría de los Grandes.

En cualquier caso, vemos que muchas de las transformaciones de los humanos gracias a la sangre dan como resultado seres extraños, no bestias animales. Cuanto más refinado es el experimento, cuanto más avanzado es, menos sacado de este mundo parece el resultado. La Plaga normal y corriente produce bestias parecidas a lobos, mientras que los que se llevaban a cabo en Byrgenwerth, incluso los que lleva a cabo Iosefka en la clínica, producen criaturas de piel blanquecina, grandes cabezas y poderes extraños. Claramente, cuanto más se acerca la humanidad a la naturaleza de los Grandes, menos sujetos están a las reglas naturales de este mundo, pudiendo ser perfectamente seres de otro planeta.

Bloodborne - Teoría del Purgatorio

Bloodborne - Teoría Purgatorio

Bloodborne es un castigo, una serie de pruebas que sufre el Cazador para poner a prueba su alma y ver si merece la redención o no. Al inicio del juego, cuando despertamos en la clínica y Gehrman nos convierte en cazadores gracias a la transfusión, en realidad estamos despertando a la Otra Vida. Y somos un alma condenada, hemos debido tener una vida llena de vicio y pecado, de crueldad, ya que debemos sufrir de un terrible purgatorio antes de que nuestro destino se decida.

Yharnam es el Purgatorio al que nuestra alma se debe enfrentar. Todos los peligros a los que nos enfrentamos tienen que ver con los grandes pecados capitales: la envidia, la lujuria, la gula, el orgullo, la ira, la pereza y la codicia. Envidia porque los hombres desean y codician las condiciones de los Grandes, a pesar de que su existencia es repulsiva y carente de sentido; Lujuria porque a pesar de estar en plena noche de cacería, la gente en sus casas se da al placer de la carne y, en última instancia, los Grandes desean descendencia con las humanas; Gula porque es el consumo desaforado de sangre la que ha llevado a Yharnam a su situación; Orgullo, porque los hombres quieren ser dioses, y no humanos; Ira, porque la sangre consume sus almas y reduce a los hombres a esta emoción sin sentido, convirtiéndoles en bestias carentes de raciocinio y movidas por las ansias de matar y destruir; Pereza, porque los mismos Grandes son criaturas vagas e indefinidas, con objetivos pero sin voluntad para llevarlos a cabo; y Codicia porque vemos a mil facciones luchar entre ellas por el poder, los propios hombres apuñalándose por un poder que no comprenden y que desean igualmente, aunque ven que los resultados son repugnantes.

Todos los grandes pecados están presentes en Yharnam y tenemos que enfrentarnos a ellos, pues son un reflejo de nuestra alma. A lo largo del juego sucumbimos a las grandes tentaciones. No es casualidad que el bestialismo pueda acabar con nosotros o que el exceso de Lucidez cambie el mundo y se convierta en un lugar más horrendo y complicado. Bloodborne es una prueba para el alma condenada del Cazador y, pese a que investigamos la historia y descubrimos sus recovecos, fracasamos paso a paso, dejándonos llevar por esos mismos pecados, devorando sangre de forma glotona, sucumbiendo al bestialismo de la plaga, haciéndonos más y más poderosos y rivalizando en conocimiento con los mismos dioses.

Bloodborne - Teoría Purgatorio 02

Pero al final siempre está la gran prueba en la que todo depende del jugador. Hasta la elección final, es Bloodborne el que guía al jugador (si no, no habría juego y menuda gracia), pero en última instancia somos nosotros los que debemos elegir. En el primer final, en el que aceptamos nuestro destino y afrontamos la muerte de forma voluntaria, renunciando a todo lo que hemos hecho hasta el momento, mostrándonos humildes por fin y asumiendo nuestra culpa, resulta en nuestro despertar: el amanecer llega y somos libres. En el segundo final nos mostramos en nuestra soberbia y luchamos contra Gerhman. Si triunfamos, llega el mal definitivo y nos liquida, nos devora: desaparecemos en el olvido del Más Allá.

Respecto al tercer final, requiere que el jugador explore a fondo su propia penitencia, que sublime la expresión de la envidia y el orgullo queriendo acceder a la onmisciencia, al conocimiento vedado. Al igual que Adán y Eva comieron de la fruta prohibida, el Cazador devora los cordones umbilicales y adquiere el conocimiento de los Grandes. Peca de orgullo y soberbia más allá de toda medida y, al vencer a la Presencia Lunar, adquiere una forma terrible, demoníaca. No sólo estamos condenados al Infierno, sino que hemos desarrollado una forma espantosa. ¿Esa forma es el castigo o, sencillamente, hemos renacido para, en un futuro, ser unas criaturas que se dediquen a infligir dolor a los demás? ¿Hemos llegado a formar parte de la misma esencia del Purgatorio? ¿Nos hemos convertido en una de sus criaturas de expiación?

Bloodborne - Teoría de Harry Potter

Bloodborne - Teoría Harry Potter

Hay una constante a lo largo de todo Bloodborne: la sangre. Y me puse a pensar en Harry Potter. El concepto de Sangre Sucia cruzaba una y otra vez mi mente y poco a poco las piezas comenzaban a encajar. ¿Y si todo el mundo de Bloodborne no fuera sino una versión oscura del futuro del mundo de Harry Potter, uno en el que Voldemort se hubiera alzado con la victoria y hubiera sumido al mundo en una terrible oscuridad? ¿Os parece una locura? Dejadme exponer la idea.

¿Qué tipo de enemigos nos encontramos en Bloodborne? Licántropos, gigantes, hombres encapuchados, fantasmas, humanos esclavizados... Todos estos son los aliados que Voldemort emplea en los libros de Harry Potter. La antigua Pthumeria, una civilización nacida del culto a los Grandes, podría ser una evolución de los Mortífagos y su reverencia hacia Voldemort. Ellos también desearían ascender y seguirían las enseñanzas de su maestro, convertido en verdad en un dios. Vemos también emplazamientos similares a los de los libros: Yharnam tiene muchas similitudes con Londres, mientras que el castillo de Cainhurst es Hogwarts, con su aspecto medieval y rodeado de un lago y un bosque. ¡Si hasta accedemos a él montados en un carro con corceles muertos!

También podríamos hablar de las serpientes, que abundan en el Bosque Prohibido (de nuevo, otra similitud con Harry Potter, ya que así se llama el bosque que rodea Hogwarts). Allí nos encontramos a varias criaturas ofidias, humanos que mutan y serpientes gigantes de varias cabezas que escupen veneno. Todos sabemos la especial relación de Voldemort con las serpientes, así que todas estas criaturas podrían ser la progenie de Nagini. Tampoco podemos olvidarnos de las arañas que viven en los alrededores del castillo de Cainhurst y en la pelea contra Rom, la Araña Vacua, ¿podrían ser descendientes de Aragog? La Sombra de Yharnam, los tres encapuchados que nos esperan en el bosque... ¿son acaso dementores?

Bloodborne - Teoría Harry Potter 02

¿Cuál podría haber sido la historia? Imaginemos que Voldemort triunfa y esgrime el poder. En su búsqueda de la inmortalidad, dejó por el camino varias horrocruxes, horrocruxes que sabemos que pueden desarrollar inteligencia propia, como con el diario de Tom Riddle. Sin embargo, sabemos que una de las obsesiones de Voldemort era la de la pureza de su sangre, que no estuviera contaminada con la de los sangre sucia. Y todos sabemos que Voldemort era medio muggle. ¿Qué hizo entonces? Comenzó a experimentar con la sangre para lograr purificar la suya y convertirse en un ser superior, puro. A su alrededor, el culto de los mortífagos desarrolló la magia de la sangre, una hematurgia oscura y repugnante, buscando satisfacer los deseos de su señor de obtener una raza de magos absolutamente pura.

Con el paso de los años, Voldemort habría ascendido y convertido en un Grande, liberándose de sus ataduras mortales y convirtiéndose en un dios, inmortal, aunque todavía vulnerable. Sus horrocruxes habrían disfrutado de una suerte parecida, aumentando de poder y, finalmente, obteniendo independencia y ascendiendo a la grandeza ellas también. Por eso no son seres totalmente conscientes, a medio terminar incluso, ya que son fragmentos de otro ser y no criaturas de pleno derecho, por mucho poder que hayan acumulado. Son dioses sin mente.

La civilización de los mortífagos habría acabado por convertirse en la antigua Pthumeria, continuando con la experimentación de la sangre, pero ahora sin Voldemort, que se había convertido en un dios. Sin la ayuda de su señor, la civilización Pthumeria degeneró y perdió poder y terminó por caer. El mundo vio cómo la magia desaparecía a medida que la sangre de los muggles volvía a mezclarse con la de los magos, hasta que llegamos al momento que nos cuenta Bloodborne.

Bloodborne - Teoría Harry Potter 03
El símbolo de la tumba es prácticamente idéntico al del tatuaje de los mortífagos

En el juego, los humanos de Yharnam descubren las ruinas de Pthumeria y la magia de sangre. Ansían la magia y el poder que promete, así que comienzan a experimentar de nuevo. Voldemort ve la oportunidad de resucitar su imperio y obtener descendencia para volver a reinar sobre el mundo y susurra a los humanos cómo crear monstruosas criaturas que anuncien su llegada. Los experimentos terribles que hacen en Byrgenwerth están encaminados a lograr magos de Sangre Pura y, de hecho, cuando Voldemort ve que se está consiguiendo una nueva estirpe de magos, susurra a estos hombres poderes alejados de la sangre, provienentes de su voz. La verdadera magia, que no deriva directamente de la ingesta de sangre, sino del poder que ésta ya les ha proporcionado mediante el cruce y la experimentación. Efectivamente, Voldemort es Oedon.

¿Cuál es el papel del cazador en todo esto? Pues el que realmente parece:  un desconocido que se ve envuelto en la cacería, en la purga de la ciudad, en acabar con los impuros e imperfectos en la búsqueda de la raza de magos de sangre pura, teniendo que acabar con los sangre sucia que no son capaces de esgrimir la magia de forma correcta. Efectivamente: el Cazador es un mortífago, servidor de Voldemort / Oedon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario