30 septiembre 2015

De Super Mario Maker y los Niveles Automáticos

El fenómeno de los niveles automáticos de Super Mario Maker es una realidad. Se barruntaba con la versión de prensa, donde hubo par de redactores que hicieron sus pinitos en este campo que cosecharon estrellas a montones, pero en cuanto el juego se ha puesto a la venta el fenómeno se ha desbordado. Con más o menos acierto, complejidad o gusto, los niveles en los que no hace falta tocar un sólo botón y se suceden de forma automática son, de lejos, los que están más arriba del top de puntuaciones del online del juego.


De Super Mario Maker y los Niveles Automáticos

Dicho esto: me parecen una mierda. A ver, que se me entienda, aprecio el trabajo que hay detrás de ellos, incluso lo admiro. Hace falta tener talento y conocer muy bien los entresijos del juego para crear un nivel de estos. Los hay que son una montaña rusa, arriba y abajo, jugando con el hecho de poner a Mario al borde del abismo (metafórico y literal) para salvarlo in extremis por obra y gracia de un trampolín bien situado, un oportuno enemigo o una plataforma que vuelve después de haber desaparecido de la pantalla unos segundos antes.


Soy capaz de apreciar estas coreografías como lo que son: un alarde. Una danza de elementos, una forma de entretenimiento que soy consciente de que no tiene su origen en Super Mario Maker, sino en las comunidades de creación de niveles de Mario que se habían formado con la multitud de editores de Mario que hubo antes de llegada de Super Mario Maker. Recuerdo con especial cariño uno en el que se reproducían con los sonidos FX del juego el Don't Stop Me Now de Queen. No sólo había talento a la hora de hacer el nivel automático, sino para que el sonido coincidiera. Pero no eran interesantes desde el punto de vista del videojuego, sólo como ejercicio de cómo los jugadores hacen cosas que los creadores y diseñadores no habían pensado.



El tema es que yo siempre consideré esto como una rareza. Era divertido verlo, se aprecia el trabajo que hay detrás, pero en ningún caso puede ser la base de un juego como Mario. El problema surge ahí, cuando te metes a jugar niveles en Super Mario Maker y estos niveles en los que no tienes que hacer nada proliferan como setas. Es la reinvención de Mario como el no-juego, la entrada por la puerta grande al mundo del vídeo. Son peores que cinemáticas, porque estas al menos se supone que te cuentan algo de la historia que estás viviendo, que hacen avanzar la trama o te presentan algún que otro personaje. Aquí estamos ante el mismo fenómeno que mueve a la gente a ponerse delante del ordenador a ver partidas de juegos. Que sí, que es una opción totalmente válida, pero no lo entiendo en un juego como Super Mario.

Super Mario es un juego dinámico, que implica la intervención del jugador. Tienes un objetivo al final del nivel, un poste con una bandera, un enemigo final que derrotar, y, por el camino, una serie de obstáculos que debemos superar saltando. Hay monedas, enemigos menores, bloques de interrogación, yoshis y una enorme cantidad de elementos satélite. Elementos que, todo hay que decirlo, son una verdadera locura en Super Mario Maker, que ha retorcido las reglas clásicas de Super Mario ofreciendo una serie de novedades y posibilidades que nunca antes se habían visto en un juego de la saga.


De Super Mario Maker y los Niveles Automáticos 02

¿Por qué tienen tanto éxito los niveles automáticos? ¿Por qué se premian unos niveles en los que no hace falta hacer nada superarlos? Supongo que porque en Super Mario Maker no se hacen distinciones. No creo que Nintendo se esperara que acapararan los altos puestos en los rankings y que la gente los "jugara" de forma masiva. Sí creo que deberían tomar ahora cartas en el asunto, visto lo visto. No digo eliminarlos, pero sí habilitarles su propio espacio, un lugar donde se puedan disfrutar. Quien quiera acudir a ellos, podría hacerlo sin problema y sumergirlos en un mar galáctico de estrellas si así les parece, pero no equipararlos a niveles de juego.

Cuando estaba jugando al Modo 100 Marios en fácil (por conseguir todas las transformaciones del Champiñón Sorpresa, no os vayáis a pensar que soy tan manco) me reventaba encontrarme estos niveles. Puedo comprender que haya gente que no tenga mucho talento y que hiciera niveles fáciles hasta el absurdo, con poquísimos elementos en pantalla o con una mecánica muy poco inspirada. Para ellos está el limbo al que Nintendo los someterá ante su ausencia de estrellas. Pero, ¿obligarme a jugar un nivel en el que no hay nada que hacer cuando lo que quiero es dar saltos?

Peor aún es cuando me dispongo a descubrir los niveles mejor puntuados. La navegación del juego no permite filtros en este apartado y los primeros puestos están copados por estos no-niveles, haciendo que sea casi imposible discernir lo que es un nivel divertido de jugar de uno que es divertido de ver. ¿Desde cuándo esto de los videojuegos se ha convertido en una actitud pasiva y, encima, que se premie por serlo? Podríamos pensar que es una actitud pasajera, pero mucho me temo que con el fenómeno de Youtube y Twitch esto ya no vaya a ser así. Ahora mismo, gran parte de la cultura videojueguil se basa en el ver jugar a otro. Y repito, respeto esta actividad, siempre y cuando no me obliguen a ella, que cada cuál la disfrute de forma voluntaria.



Repito, supongo que a Nintendo le habrá pillado el toro y espero que estén trabajando para añadir funciones de búsqueda y filtración, que creen un modo de Mario TV para meter todos estos niveles, un Modo Espectador o algo, porque están haciendo un flaco favor a aquellos que quieren encontrar niveles que jugar. Por eso mismo estos niveles automáticos son una mierda, porque son como unas moscas cojoneras que no te dejan tranquilo. Que sí, que las puedes espantar, pero siguen incordiando igual las muy bastardas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario