06 febrero 2016

Twitter acaba con Twitter

Voy a hablar un poco de Twitter, aunque eso signifique salirme un poco de la temática de Ávalon 2.0. He amanecido con la noticia de Buzzfeed en la que se comenta el posible futuro cambio en la presentación de contenidos, pasando de un orden cronológico a un orden por algoritmo. Esto significaría que, teniendo en cuenta tus gustos y tendencias generales, eso sea lo que te aparezca, no lo que tenemos hoy en día, que es una presentación estrictamente cronológica de todas las personas que sigues. Pero, ¿por qué estos cambios ahora?


El pájaro y el cerdito


Twitter acaba con Twitter

Twitter tiene el problema de que le cuesta un montón ser rentable. Sin embargo, el servicio que ofrece se ha convertido en mucho más que algo que ofrece una empresa privada. Twitter es una poderosísima herramienta de comunicación en tiempo real y, a veces, hace las veces de servicio público. Sirve para canalizar quejas, se usa como plataforma electoral, se promocionan las compañías... y los particulares, se hacen amistades, se busca información... Es una red relampagueante, dinámica, que cambia de la noche a la mañana... y democrática.

Lo mejor de Twitter es que no discrimina en contenidos. A veces te sale un mensaje publicitario, cierto; a veces te salen recomendaciones de lo que han visto y hecho tus amigos y recientemente en el móvil te pone juntos varios mensajes de lo que te puedes haber perdido. Pero sigue siendo una presentación de contenidos donde no hay discriminación. Y entonces es cuando descubres cosas, cuando acudes a lo que no todo el mundo mira.

Dentro del gigantesco ecosistema de Twitter hay miles de microsistemas, pequeñas redes de usuarios que buscan relacionarse entre ellos además de seguir las grandes corrientes de opinión de los Trending Topics. Y eso es lo que puede desaparecer con los cambios que quiere meter Twitter en su presentación de contenidos. Pero, ¿qué busca Twitter con todo esto? ¿Por qué favorecer estas grandes publicaciones?

Pues, en primer lugar, para que todo el mundo vea los contenidos populares y, a priori, interesantes. Supongo que en la creencia de que si se consigue que haya más cosas populares y divertidas en los timelines (curiosa palabra de la que ya hablaremos luego) de la gente habrá más interacciones y la gente estará más tiempo en la red social. Lo popular atrae y, con eso, se buscará que aumente el tráfico y que la gente esté más contenta con la red.

Twitter acaba con Twitter
Los usuarios al ver los cambios futuros en Twitter
En segundo lugar, porque las empresas puede que ahora tengan que apoquinar más dinero si quieren ser visibles, ya que su contenido no está garantizado que salga en los timelines de los usuarios. Aquí puede estar el quid, en que Twitter quiera forzar a que aumenten las campañas publicitarias e ingresar más. ¿El precio? Sesgar el contenido, favoreciendo este tipo de publicaciones.

Y es que, como hemos dicho. Twitter tiene problemas económicos. Entra mucho dinero, pero les resulta complicadísimo resultar rentables. En primer lugar, su número de usuarios activos está totalmente estancado. En el último año apenas creció la base de usuarios, que parece haberse estancado en cerca de 320 millones de usuarios. En los EE.UU. el crecimiento en el último año fue nulo. Los últimos resultados financieros presentados por la red social correspondientes al Q3 de 2015 (los podéis leer aquí), muestran un ingreso hasta esa fecha de 1.500 millones de dólares, pero unas pérdidas acumuladas de 430 millones. Comparando estos datos con el año anterior tenemos una subida de más del 50% en los ingresos y una bajada de apenas un 5% de pérdidas.

Twitter gana mucho dinero, pero no sabe ser rentable. En la carrera de Administración y Dirección de Empresas te enseñan que la forma adecuada para ganar dinero es reducir costes de producción, no aumentar el precio. Lo ideal es que lo que haces te cueste poco, no que sea muy caro. Twitter está haciendo exactamente lo contrario: está buscando la forma de aumentar los ingresos, no de reducir los costes para hacer que lo que gana le cunda más. Basta con ver la diferencia del Q3 2014 respecto al Q3 de 2015. Da igual que sumes muchísimos ingresos si apenas reduces las pérdidas. Puede, y sólo puede, que el problema de Twitter no esté en lo que consigue ingresar, sino en que hay algo que falla en su modelo de producción, en su forma de plantear el negocio.


Twitter y el timeline


Timeline es lo que te aparece en tu muro de Twitter. Son los mensajes de las personas a las que sigues expuestos por orden cronológico. Su nombre significa Línea Temporal. Desde que nació en 2006, el usuario interacciona con Twitter mediante el concepto de ver los contenidos por orden cronológico. Está en el ADN de Twitter. Cambiar esto es ir en contra de la misma definición de Twitter. Lo mismo ocurre para el cambio de los 140 caracteres, pero aquí estamos hablando de algo mucho más importante.

Como comentaba al principio de este post, Twitter es una red social formada por miles de microrredes. Puede que exista gente que esté únicamente interesada en compartir contenidos populares, y de hecho ahí están los Trending Topics, pero todo el mundo que conozco usa Twitter de otra forma. Es una herramienta de comunicación, una para dar a conocer cosas diferentes, pequeñas, proyectos personales interesantes.

Twitter es una herramienta de descubrimiento. Un amigo tuyo puede hacerte descubrir a alguien que, de otra forma, no habrías conocido e interesado. Yo he descubierto tiendas online y a gente genial en Twitter gracias a la democratización de su contenido. Maldita sea, conocí a mi novia de esa manera.

Convertir esta red social en una red social elitista, en la que sólo lo popular tiene cabida, mata su finalidad de descubrimiento. Más aún, mata su vertiente informativa, esa que nos ha hecho seguir acontecimientos en tiempo real, ya sea una feria de videojuegos, un programa de televisión o, tristemente, un acto terrorista, como el que aconteció en París el pasado mes de noviembre.

Twitter acaba con Twitter

Con estos cambios (de producirse), Twitter, sencillamente, estaría diciéndole a todos los usuarios que tiene ahora mismo que no valen lo suficiente para ella. Necesita buscar (siempre de acuerdo con su creencia de qué es lo que necesitan) a más gente y no lo quiere hacer consiguiendo que su modelo sea atractivo, sino adaptándose a los nuevos seguidores que pretende conseguir. No es creer en tu producto y convertirlo en rentable, sino cambiar tu producto para que más gente lo quiera. Y esto es lícito, pero no cuando tienes ya a 300 millones de usuarios que creen en tu modelo de negocio, en la forma que haces las cosas.

Personalmente, si los cambios se producen y son obligatorios, creo que Twitter va a perder mucha de su utilidad y encanto. Los cambios que está planeando servirán para convertirla en un segundo Facebook... Y yo ya tengo Facebook. No necesito Twitter para ver cosas de tendencia, cosas famosas. La quiero para descubrir contenidos interesantes, para compartir contenido en tiempo real y para enterarme de las cosas cuando ocurren.

Y ese es el problema. En Twitter es uno el que tiene que buscar el contenido interesante, esa es la gracia. Si la compañía te condiciona lo que ves, ya no tienes libertad.

3 comentarios:

  1. Excelente Post! Aun me preguntaba ¿Como porque el cambio? Claro! si últimamente todos sus cambios son por supuestas estrategias comerciales, este próximo cambio no seria la excepción.
    Compartido!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Yo pensé lo mismo al enterarme.

    ResponderEliminar