05 marzo 2016

Píxeles de Fantasía Oscura

Parece que la Fantasía Oscura va a estar de moda en este 2106, al menos en lo que se refiere al panorama de juegos independientes. Vale, en el ámbito de los llamados AAA también, no podemos olvidar que Dark Souls 3 está a la vuelta de la esquina y ya anda medio sector de los videojuegos totalmente revolucionado, pero también merece la pena echar un vistazo a producciones menos ambiciosas pero con propuestas muy interesantes. Es el caso de los tres juegos que nos ocupan ahora mismo. Tres títulos pertenecientes al ecosistema indie que tienen dos cosas en común: la ambientación fantástica y oscura y que están hechos con píxel art.


Slain!


Píxeles Fantasía Oscura - Slain!

Slain! es el primer juego del que vamos a hablar. Una breve reseña, lo suficiente, espero, como para despertar un poco vuestro interés y que deseéis acercaros un poco a él. Se suponía que ya debería haberse estrenado, pero parece ser que se les fue la mano un poco con la dificultad y ahora mismo lo están retocando para que no sea desesperadamente difícil. En cualquier caso, Slain! es ese juego más heavy que una lluvia de hachas y es capaz de hechizarte con una sola pantalla, una simple imagen o, mejor aún, una imagen en movimiento. ¿Por qué? Porque eleva el uso del pixel art a un nuevo nivel.



Slain! consiguió financiarse en Kickstarter con apenas $20.000, pero ha sido capaz de llamar la atención desde entonces y hacerse un hueco entre los juegos independientes más interesantes del año 2016. Las claves jugables de Slain! (creo que los gráficos y el arte hablan por sí mismos) son su mezcla de combates y puzles y su toque plataformero, que lo acerca enormemente a los primeros Castlevania, pero con mucha más salsa de tomate. Personalmente, tengo unas ganas enormes de ponerle la mano encima.


Eitr



Eitr también es un juego de Fantasía Oscura, pero tira más para el lado de la épica, el material con el que se forjan las leyendas. No creo que me equivoque si digo que es como si Vikings, la serie de televisión, hubiera tenido un hijo bastado de Dark Souls. La protagonista, una escudera pelirroja, tendrá que recorrer decenas de mazmorras y exteriores tétricos y oscuros, acabar con miles de enemigos con una historia de fondo que nos introduce de lleno en la mitología nórdica, con dioses y héroes danzando y actuando en tierras mortales.

Detrás de este juego está el estudio Devolver, que ha intentado crear una experiencia completamente nueva, pero marca de la casa. Eitr es un juego de Fantasía Oscura pero de un corte diferente al de Slain! Donde uno es más gamberro, este se muestra más íntimo, más reflexivo y profundo. Visualmente puede que sea menos impresionante, al menos en un primer momento, pero no podemos decir que no tenga un apartado visual atractivo. Es complicado encontrar tanto mimo en los diseños de unos personajes cuando hablamos del mundo del píxel y, sobre todo tan bien animados. Merece la pena echarle un vistazo, os lo aseguro.


Death's Gambit



Death's Gambit es el tercer juego de Fantasía Oscura del que hablaré en este post, pero puede que sea el que espero con más ganas de todos. Su estilo y tono se encuentra a caballo entre los otros dos y es mucho más Dark Souls que los demás, pero con toques más plataformeros y roleros, con gusto por la dificultad en los enemigos y con interés en probar cosas diferentes, como los enfrentamientos contra enormes colosos. Visualment también nos encontramos ante un uso excelente del pixel art, pero con toques de animación más tradicional.

El resultado es un título interesantísimo que nos pone en la piel de un moribundo rescatado por la Muerte que tiene que acabar con una ola de inmortalidad que está asolando el mundo. Bajo esta premisa tan peculiar se ha prometido una historia con mucha profundidad que se relatará de forma indirecta, usando muchas veces las descripciones de los objetos que vayamos encontrando en nuestra odisea (lo dicho, más Dark Souls que nadie). Tiene prevista su salida también para 2016 y hay muchas promesas y esfuerzo invertidos en él. Esperemos que al final se cumplan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario